Reclamaciones por accidentes en Torrevieja. Cuando hay más de un vehículo involucrado

20 Nov

Reclamaciones por accidentes en Torrevieja-Andrés AniorteNo es raro que lleguen numerosos clientes a mi despacho solicitando ayuda legal para realizar reclamaciones por accidentes en Torrevieja. Lo primero que se nos viene a la mente en estos casos son los accidentes de tráfico, en los que una persona ha sufrido daños por la acción o la imprudencia de otra. Pero bien puede ser que esta imprudencia haya sido nuestra, y que nos reclamen algo desproporcionado.

Además, las reclamaciones sobrepasan el ámbito de la conducción de vehículos de motor. Es común la reclamación de  indemnizaciones por accidente laboral. Y mucho más teniendo en cuenta que una reclamación por accidente de tráfico se puede convertir en un procedimiento laboral. Aquí entra la doctrina de los accidentes in itinere.

La jurisprudencia, es decir, la reiterada doctrina de los tribunales, principalmente el Tribunal Supremo, desde muy temprano ha entendido que los accidentes, no sólo de circulación, que se produzcan de camino al trabajo, o en el que va del trabajo a casa, siempre que no se hagan escalas apreciables, se consideran a todos los efectos accidentes laborales.

En estos casos, hay que plantearse con calma a quién se reclaman esas indemnizaciones por accidente, ya que quien provoca el mismo sigue teniendo su responsabilidad, pero la mutua de accidentes de trabajo tiene su papel en el asunto, del mismo modo que lo tendrán las compañías de seguro involucradas. Determinar el grado de responsabilidad de cada cual y el ámbito de la misma, es algo que debe hacerse con calma y desde la experiencia y conocimientos de alguien especializado en el tema.

La cuantía de la reclamación:

Otro aspecto importante es el cálculo de la cuantía de lo que se pretende reclamar. Los daños provocados en los vehículos no revisten mayor complejidad. Existirá sin duda una factura de reparación donde se reflejará el coste de la misma, o en el peor de los casos, un perito podrá cuantificar el valor monetario de los daños causados.

La auténtica dificultad se encuentra en establecer el monto de los daños personales. Desde un punto de vista meramente subjetivo, es imposible decir cuánto cuesta un ojo, un dedo o un hueso roto. Y además no es tarea del juez averiguar los sentimientos de cada uno de los implicados, puesto que lo subjetivo escapa de las posibilidades de la justicia.

Como solución aceptable, aunque haya quien la discuta desde el plano moral, las autoridades establecen un baremo en el que se valoran esos daños personales. Ese baremo varía anualmente con unos criterios que quizás no sean totalmente transparentes o justificados, pero en cualquier caso, no sólo sirve como criterio objetivo e imparcial, sino que en la práctica es a lo que se suelen acoger los jueces para decidir las indemnizaciones.

Que las tablas varíen es un hecho a tener en cuenta. No es raro el caso de que un particular ha usado las tablas de las indemnizaciones por accidentes de tráfico de 2012 para calcular lo que piensa que se le debe por un siniestro acaecido hace un mes. Lo que en principio pudiera parecer un error mínimo, puede acarrear importantes diferencias en la suma total, y suponerle un serio perjuicio económico.

Reclamaciones por accidentes en Torrevieja

Colisión en un semáforo:

Reclamaciones por accidentes en Torrevieja

Pero me gustaría centrarme en algún caso concreto que he tenido ocasión de vivir entre las muchas reclamaciones por accidentes en Torrevieja. Recuerdo ahora un asunto en el que D. Pedro H. L., me pidió cita para asesorarse de sus derechos en un accidente de tráfico en el que se vio involucrado.

Pedro, de profesión comercial, por lo que debe pasar muchas horas al volante de un vehículo, acababa de detenerse en un semáforo en rojo cuando el coche que venía inmediatamente detrás impactó contra él. En un primer momento, fue imposible rellenar el famoso parte voluntario de accidentes, puesto que el conductor de este vehículo argumentaba que la culpa no fue suya. En efecto, lo pensaba no sin cierta razón, puesto que él sí se había parado correctamente, y fue una furgoneta que circulaba a su vez detrás, quien impactó contra él y lo empujó de forma que también chocase contra el coche de mi cliente. Una de las compañías aseguradoras se había puesto en contacto con él y le había ofrecido una cantidad como indemnización, pero con razón, no lo tenía muy claro.

Ante un suceso así, se pueden tomar dos vías: la civil y la penal, ésta última justificada en la existencia de unos daños, personales y en bienes, que pueden derivar de una negligencia, o quizás, en casos raros, del dolo (es decir, la intención voluntaria de causar un daño) de uno de los involucrados.

Decidir el procedimiento para reclamaciones por accidentes en Torrevieja:

Por regla general, la vía penal no va a ninguna parte. Es lógico, puesto que en la mayoría de los accidentes no hay más que un despiste, que los jueces no llegan a valorar casi nunca como imprudencia grave. Sin embargo, En ocasiones hay quien considera útil acudir a esta vía, aun sabiendo que no llegará a nada, porque hay un aspecto de ella que sí puede ser práctico.

Las lesiones y los daños que se reclaman hay que probarlos siempre. No vale decirle al juez, ya sea civil o penal, que nos duele aquí o que no se puede doblar el cuello. Una forma de hacerlo, que además es siempre la más recomendable, es acudir a un perito médico, para que elabore un informe, que además siempre estará dispuesto a ratificar y explicar ante el juez.

Aun así, un juez de instrucción, en un procedimiento penal, con el informe médico en la mano, siempre dará la posibilidad al lesionado de ser atendido por el médico forense, a quien siempre se considerará un perito imparcial, y cuyas opiniones suelen tener bastante peso en sede judicial.

De esta forma, D. Pedro acudió a ser examinado por el forense, a quien facilitó el informe pericial que previamente le había recomendado. El dictamen del forense fue bastante beneficioso para nuestras pretensiones, y cuando el juez de instrucción decidió archivar el asunto, al no apreciar indicios de delito, y dado que me había reservado las acciones civiles, emitió un título ejecutivo.

Es decir, que el juez de instrucción, a pesar de decir que no había existido ningún delito, dijo que sí se habían producido daños, cuáles eran exactamente y en cuánto estaban valorados desde el punto de vista económico. Este es un aspecto tremendamente importante, porque son cuestiones que en el posterior proceso civil, ya no hay que discutir. Ya están decididas por otro juez. Hay que aclarar que dado que el accidente se produjo a principios de 2014, aún estaban vigentes las indemnizaciones por accidente tráficode 2013.

Abogado experto en reclamaciones por accidentes en Torrevieja

Pedro acudió, a la vía civil armado con su flamante título ejecutivo, y la Sentencia determinó la responsabilidad de ambos conductores, el del coche que le golpeó y el de la furgoneta que empujó a éste, con independencia que el de la furgoneta debía indemnizar al coche que quedó en medio por sus gastos, incluyendo su responsabilidad para con mi cliente. Pero eso quedaba entre ellos. En lo que respecta a D. Pedro, éste tenía derecho a reclamar de ambos indistintamente.

La indemnización que recibió cubrió sus gastos médicos, los días de curación de sus lesiones y los daños en el vehículo, y fue superior en más de 15.000€ a la cantidad que en un principio le ofreció la compañía de seguros para olvidarse del asunto.

Es por eso que ante una situación como esta, un accidente del tipo que sea, es conveniente estudiar todos los aspectos posibles del caso, y mucho mejor hacerlo ayudados por un abogado experto.

(Dando servicio a ciudades como Rojales, Redován, San Miguel de Salinas,, etc. (Vega Baja))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.